in

¿Esperar 6 años para probar en agencia libre? Los criollos apuestan por lo seguro

Cuando un pelotero debuta en las Grandes Ligas activa una calculadora que va sumando días de servicios mientras está en el roster activo o lesionado y puede alcanzar un máximo de 172 en un año. En la mayoría de los casos debe completar 1,032 (que se logran en seis años) antes de llegar a la agencia libre para allí venderse al mejor postor.

Es lo que establece el reglamento, es lo que recomiendan los agentes a sus clientes, pero cada vez ocurre con menos frecuencia si se trata de un jugador cotizado.

Manny Machado debutó recién cumplido 20 años con los Orioles en 2013, dos cursos más tardes alcanzó el nivel de estrella, resistió toda tentación de extensión que le asegurase su futuro cobrando mínimo y arbitraje (US$34 millones en el trayecto) para llegar a la agencia libre previo al curso 2019. Allí, con 25 años logró uno de los contratos más grandes de la historia, US$300 millones por 10 años con los Padres.

Pero es una especie en peligro de extinción y una de las causas que agentes tan influyentes como Scott Boras considera está afectando los ingresos de los peloteros con relación al crecimiento que ha tenido el negocio.

Juan Soto y Fernando Tatis, dos de las promesas que proyectan mejor futuro, ya han recibido ofertas de extensión, pero de momento no se ponen de acuerdo. Ambos tendrían que esperar hasta 2025 para obtener la libertad cuando tendrán 26 años. Rafael Devers es otro candidato en el proceso de reconstrucción de los Medias Rojas.

Las extensiones vienen acompañadas de comprar años de mínimos en algunos casos y arbitraje en la mayoría, a la vez que los equipos evitan tener que competir con los otros 29 cuando va a la agencia libre.

Un dilema para el jugador. ¿Espero a elevar mi valor en el mercado o aseguro mi futuro con un contrato que en el peor de los escenarios me dejará más de una decena de millones?

Tendencia

Si Tatis, Soto o Devers aceptan extensiones antes de 2024 no serán la excepción. Entre 2010 y 2019 hubo un total de 374 extensiones contractuales en la MLB. De ellas 281 (el 75%) fueron a jugadores que no habían cumplido los seis años de servicios, de acuerdo con la base de datos de MLB Trade Rumors.

En esa última década hubo 23 a peloteros dominicanos, de los cuales solo Edwin Encarnación tenía el tiempo para aplicar a la agencia libre, pero aceptó los US$29 millones por dos años con los Azulejos de Toronto en 2013.

La estrategia de asegurar a los jóvenes talentos comprándoles años de mínimo y arbitraje se le atribuye a John Hart cuando estaba en los Indios de Cleveland en la década de 1990. Pero Manny Ramírez, que era parte de ese núcleo, no mordió el anzuelo y cumplió su tiempo, se fue a la agencia libre y consiguió un pacto de US$160 millones con Boston en el 2000.

Antes que él, Alex Rodríguez sí quiso garantizarse su futuro temprano. En 1996, con menos de dos años de servicios, aceptó una extensión de US$10,6 millones con los Marineros que cubrió un año de mínimo y los tres de arbitraje, hasta el 2000.

Tras él llegó Sammy Sosa le siguió con una de US$42 millones y cinco temporadas con los Cubs a su quinto año de servicio en el verano de 1997, Pedro Martínez solo hizo llegar a Boston para aceptar la suya por US$75 millones y cinco años y luego vino la de Vladimir Guerrero con una de US$28 millones en 1998 por cuatro años con los Expos tras jugar dos temporadas y media.

Desde entonces van 49 cotizados jugadores dominicanos que optaron por extender contrato con sus equipos antes de cumplir el tiempo para llegar a la agencia libre. Solo Luis Castillo (2004) y Plácido Polanco (2006) apostaron por ofertar sus servicios al resto de la liga en ese trayecto, en el caso del primero terminó firmando su primer gran contrato con su mismo club (Marlins).

Antes de comenzar la pasada campaña Eloy Jiménez se convirtió en el primer criollo que logra una extensión contractual sin haber jugado un partido en el Big Show, US$43 millones por seis años. Antes que el toletero de los Medias Blancas el jugador que había logrado un pacto garantizado con el menor tiempo entre los quisqueyanos era el fenecido Yordano Ventura, que tenía solo un año y 13 días de MLB cuando en 2015 los Reales rubricaron uno por US$23 millones y cuatro temporadas.

Extensiones garantizadas más grandes pactadas por dominicanos antes de llegar a la agencia libre



Fuente: Diario Libr

Terminal de Autobuses del Este estará lista la próxima semana, según ministro Obras Públicas

Facebook y Twitter castigan cuentas de Trump por violar reglas de desinformación